lunes, 5 de septiembre de 2016

Boudou,en auto es mas lento que muchetti en su silla

El día que Gabriela Michetti salió a argumentar que parte del dinero robado de su casa correspondía a donaciones recibidas por la fundación SUMA, que ella preside, no calculó que estaba generando una onda expansiva que en poco tiempo se proyectaría a otras entidades dirigidas por funcionarios del PRO. La última semana la Inspección General de Justicia (IGJ) informó, como parte de las medidas de la investigación sobre el origen del dinero sustraído a la vicepresidenta, que ni SUMA ni Fundar Justicia y Seguridad, que dirige el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, ni tampoco Formar, a cargo del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, habían presentado sus balances. También está bajo la lupa Creer y Crecer, fundada por Mauricio Macri en 2001 y que se disolvió el año pasado, cuando la comandaba el intendente de Lanús, Néstor Grindetti. Después de que Página/12 revelara este cuadro de situación, que el juzgado de Ariel Lijo analiza como posible modus operandi, Michetti presentó abogados defensores en la causa, lo que implica que asume su condición de imputada. Los denunciantes sospechan que son maniobras de lavado de dinero y/o financiamiento ilegal de la política. Hoy se vence el plazo para que la AFIP entregue un informe sobre fundaciones que debería mostrar, entre los puntos clave, si en sus declaraciones incluyen las donaciones que reciben y si, como dicta la ley, están bancarizadas.